Pesqueras en la Marina Alta (Moraira)

A finales del siglo XIX debido a la filoxera (la enfermedad del vino) y a la escasez de recursos, la gente más necesitada intentaba pescar en las pesqueras en estos acantilados jugándose la vida para obtener algún beneficio y poder alimentar a su familia.
En ese momento no quedaban muchas opciones, solo podían ir a podar viñas y al cultivo de arroz en Valencia. Muchos de ellos se jugaban la vida encima de un cañizo. Los que regresaban ofertaban sus capturas (sepias, calamares y otros pescados) a la gente más pudiente.Las bajadas por los acantilados eran muy precarias, se hacían con restos de cuerdas, troncos de pino, alambre y escaleras que por el tiempo se podrían y causaban los peores accidentes. Hoy todavía se puede admirar la valentía de aquellos valientes hombres cargados con sus artes en un capazo de palma y valorar el espíritu de la gente de la Marina Alta.

En algún acantilado se superan los 200 metros de desnivel, como la Sirera en Moraira con 50 metros en vertical.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>